POETAS DIBUJANTES


Por Jessica Hernández
Hace unos días atrás, leía una nota con escritores famosos que dibujan. Se me ocurrió la idea de aterrizarlo con poetas locales y nacionales.
Nos encontramos con poetas que dibujan, que transportan su sentido creativo hasta el grafito de sus lápices, para triturarlo  en medio de la imagen, una figura que retrata una realidad que el artista traspasa por medio de la representación de lo que percibe: lo que no puede decir en palabras o bien amplía el concepto.
La poesía y el dibujo son dos creaciones que parten de la metáfora, sin embargo, el proceso de construcción y asimilación es distinto. Ambos surgen del artista que forma un paisaje y revela una temática, a partir de elementos, que desembocan en emociones, sentimientos, filosofías, en resumen: experiencias humanas.

ESTEPHANI GRANDA LAMADRID


Estephani Grande Lamadrid, nació en  1985, ha publicado Casa de navajas (VersodestierrO, 2009), Silencios de agua (IMC, 2009) y Pasíphae (HondaNómada, 2013). Su obra ha sido incluida en antologías como Descifrar el laberinto 2007 (VersodestierrO, 2008), 40 Barcos de Guerra (VersodestierrO, 2009), Panorama de Poesía Mexicana (2009, PDF disponible en la red). Sueño urgente, poesía de Venezuela y México (La Mancha Editorial, 2010) y Moebius 2010, poetas nacidos en los 80 (Sikore, 2011), Versos para incitar el vuelo. VI aniversario (StarPro, 2012), Antología de poetas sobre el cuadrilátero (VersodestierrO/Linajes Editores, 2013). Es editora del Semanario Deportivo de Poesía y de Sikore ediciones, además de organizar del Encuentro Moebius, poetas nacidos en los 80.
Es una activa dibujante que nos muestra en sus dibujos, una serie de rostros, de facciones y formas de ojos que se asimilan entre sí, sin embargo cada ser creado alude a distintos elementos que pueden ser hallados en la realidad, en los cabellos se encuentran algunas características de animales, o texturas que se asemejan a cráteres pronunciados que expulsan la lava, probablemente del conocimiento, o simplemente el pelo, un complemento ancestral que aún nos ata al inicio de nuestra existencia, pues seguimos evolucionando. Los seres que plasma Estephani Grande Lamadrid, están dentro de un plano terrenal, pero fuera de lo convencional, debido a que los elementos de esta realidad se complementan  para dar origen a otros mundos. 

“La construcción de todo parte de la línea suave sobre la superficie, movimiento sobre el mismo espacio, la carga absoluta, la dirección. Desde que recuerdo me gusta la herida sobre el papel que deja la tinta, donde se reconstruye y materializa la "imagen mental", a través de las manos, la forma en que mantenemos un registro quizá, de la propia existencia para compartir. El dibujo y la línea como lo primero, lo básico, lo que genera mundos”

KENIA CANO


La poeta nace el 21 de junio de 1972, en la Ciudad de Cuernavaca Morelos. Estudió la Licenciatura en Ciencias y Técnicas en Comunicación y la maestría en Letras. Ha incursionado en la poesía y en la pintura, obteniendo premios importantes, como el Iberoamericano de Poesía Carlos Pelliecer en el año 2010, por su poemario Las aves de este día. Además, parte de su obra ha sido publicada en diversas antologías, como Anuario de poesía del Fondo de Cultura Económica, recopilación Pura López Colmé, FCE, 2007; El sol desmantelado, W. H Auden revistado, Albatross Press, 2007; Poesía erótica, ediciones Clandestino, 2007, entre otras. Ha publicado los libros Hojas de una sibarita indiscreta, Del amor ileso, Tiempo de hojas, Las aves de este día, Oración de pájaros y Acantilado.

Sus dibujos son pájaros, híbridos que exhiben la sexualidad femenina, el erotismo que se abre, sustituyendo las plumas, las alas, que yacen cerradas. Kenia Cano, nos muestra en cada uno de sus dibujos diversas interpretaciones, significados que están ocultos dentro de un mensaje que expone en primera instancia una temática erótica y que al contemplar cada obra delata una nueva realidad. El dibujo funge como un hibrido, es un poema atado a la imagen, un estadio que al intentar descifrar el mensaje en letras, se transforma en líneas que van más allá de un metáfora descrita en renglones, es la metáfora que se extiende y que a la vez muestra diversos escenarios que se compaginan en temáticas que pueden reconocerse en un mismo plano.

DIBUJO CON LA MANO IZQUIERDA
Dibujar es un proceso, quizá por eso se parezca al poema. Saco la punta del lápiz, la afilo, como afilo la mirada y en el poema el oído. Incido sobre el soporte. Irrumpo también en el silencio.
Dibujo lo que ya no puedo decir con las palabras, cuando la línea de la letra quiere su versión orgánica y directa. Al dibujar no pienso, siento. Estoy libre, sola con la línea.
Habito un espacio limitado, lo recorro hasta sentirme parte. El dibujo me permite pasar por la misma zona muchas veces, hasta que de alguna manera me fundo con el espacio. Me gusta moverme entre varios grosores de lápices, barras de grafito y carbón, según tengo ganas de gritar o hablar bajito.
El dibujo es una exploración sensorial que me conecta con mi respiración. Cuando dibujo respiro y respiro cuando dibujo.
Puedo crear volúmenes para envolver algo que me importa, que no he dicho más que de este modo. Confío en las manchas incidentales, las utilizo, no me da miedo trabajar con el error. Con el dibujo acentúo cosas que ni la plasta de pigmento ni el color me permiten.
Dibujar es quedarme, acariciar. Una manifestación visible del deseo. Una forma de erotizar. Hay placer al sobar el papel, pero también dolor. A veces la punta se quiebra y deja su huella vulnerable, iracunda o impaciente. El dibujo sensorial y emocional, no siempre requiere de la razón, como el lenguaje verbal.
Dibujo cuando no puedo aclarar las cosas con palabras.
Me gusta el sonido del dibujo, sus diferentes ritmos y su cadencia. Apoyar y soltar la línea en el silencio. Música en escala de grises. Puedo dibujar en color, pero prefiero la austeridad, el compromiso que sólo el blanco y el negro pueden dar, como en la escritura.
Arranco la materia, esgrafío, veo aparecer la línea en aquello que acabo de retirar. Como en el poema, no digo todo: confío en la entrelínea y el silencio.
A veces dibujo con la mano izquierda, practico lo mismo en el poema. No me precipito, me muevo lentamente. Puedo llegar a sitios que no esperaba. Aparecen nuevas imágenes gracias al cambio de velocidad; como cuando observamos a través de una ventana del auto y vemos cosas que no sospechamos en el recorrido que hacemos a diario. La costumbre es una pésima compañera. Dibujar nos pone el reto de observar todo de nuevo, como en el trabajo entregado en un poema. Kenia Cano

AMARANTA CABALLERO PRADO

Nace  en Guanajuato, 1973). Estudió Diseño Gráfico y la maestría en Estudios Socioculturales. Publicaciones: Amarantismos (Ediciones de La Esquina, 2014), Vanitas (Editorial La Rana, 2013), Escombros (Proyecto Líquido Miedo, Turner, 2013), Libro del Aire (Ediciones de La Esquina, 2011), Okupas (Letras de Pasto Verde, 2009), Gatitos de Migajón (IMO, Oaxaca, 2009), Todas estas puertas (Tierra Adentro, 2008), Entre las líneas de las manos (en el libro Tres tristes tigras, Conaculta, 2005) y Bravísimas Bravérrimas. Aforismos (Ediciones de La Esquina, 2005). Participaciones: Laboratorio Fronterizo de Escritores/Writing Lab on the Border (2006), Festival de Poesía Latinoamericana LATINALE 2007, Festival “Los Límites del Lenguaje” Moscú, 2012. Vive en Tijuana. Obtuvo la beca del Fondo estatal para la cultura y las artes en Poesía. Ama la música y ama dibujar.

Los dibujos de Amaranta Caballero Prado, son aves que sostienen hilos provenientes de diferentes dimensiones, están en medio de la línea delgada que separa la tinta creadora de imágenes sin tiempo y el estadio material de nuestro mundo efímero. El dibujo está hecho con materiales que terminan por descomponerse, el único residuo que permanece es aquello que se transmite en una hoja. El poema y la imagen, es un residuo visual que sale a través del inconsciente, de un lugar recóndito del alma o tal vez del cuerpo que se descompone cada día. El ave descompone los aleteos sobre su vuelo, el vuelo trascendental sobre el papel.

MARISOL VERA GUERRA



La editora, poeta y dibujante, nace  en la ciudad de Madero, Tamaulipas, en el año de 1978. Actualmente funge como escritora, dibujante empírica y editora. Su obra está compuesta por los siguientes géneros literarios: poesía, ensayo, narrativa y dramaturgia. Ha experimentado con el videopoema y el performance. Dentro de su obra publicada se encuentran Canciones de espinas, Poetazos (2014) y Gasterópodo, Ediciones El Humo (2014). Parte de su obra aparece publicada en siete antologías. Además ha publicado en diversas revistas literarias, como Armas y Letras (UANL) Y Punto de partida (UNAM). Es colaboradora de Voces de Barlovento Editores, editorial tampiqueña especializada en literatura. Durante el periodo 2006- 2007, obtuvo el cargo de subjefa de redacción de la revista Saloma Letras entre ríos. Fue editora de la revista Anábasis. Actualmente, forma parte del consejo editorial de la revista de arte y cultura La Linterna Mágica.
En el año 2010, obtuvo la beca del ITCA. De manera independiente y con el apoyo de CONARTE, ha impartido talleres de escritura creativa y de fomento a la lectura. Desde el 2009 ha sido columnista del periódico La Razón, de Tampico, y desde el 2012 coordina Ediciones Morgana.

Los dibujos de Marisol Vera Guerra, son de una estética impresionante que deja perplejo a cualquiera que los contempla; representan una realidad distorsionada, donde un ser muestra variaciones en su cuerpo; los recién nacidos desprendidos de raíces, elementos de la naturaleza presentes, seres encapsulados en su propio entorno.

“Para mí dibujar es una forma de hablar con mis fantasmas y de aislarme del mundo. Durante toda mi vida de estudiante, desde el jardín de niños hasta la universidad, me pasé la mayoría de mis clases dibujando. Luego dejé de hacerlo por casi una década, hasta que viví mi segundo embarazo, cuando volví a tomar pluma y papel. Hasta ahora he sido completamente empírica. El acto de “mirar” ha sido fundamental en mi desarrollo como  escritora, muchos de mis poemas son un ejercicio visual (aunque los construya con palabras), cosas que trato que el lector “vea”, pero cuando las emociones son demasiado densas a menudo necesito el trazo. Nunca pienso lo que va a salir, me dejo llevar por el inconsciente” Marisol Vera Guerra.

ROMINA CAZÓN


Nace en Jujuy, Argentina, en el año de 1981. Es poeta, escritora, artista audio- visual y promotora cultural. Su obra se encuentra publicada en antologías, revistas impresas y digitales de Latinoamérica. Cuenta con diversos libros: Con mis uñas de gata (poesía japonesa, 2008), Patria Ajena (poesía 2010), Del fondo de ningún vientre (poesía, 2012) y De sus piernas en mi cuello, (cuentos, 2013), Artefatuo (poesía visual, 2014), Materia on/off (2014), Watch your step (2014), Corderos (2014), El decoro extraviado (2015), y Volátiles (FFOOOM, Brasil, 2015). Ha ilustrado libros de cuentos, poesía y novela. Su actual proyecto es Re- Raros, pintura digital.

La artista audiovisual, Romina Cazón, logra transportar en sus dibujos, la esencia de cada personaje, tratando de imitar a través del trazo las expresiones, y la personalidad de los escritores. En sus imágenes podemos captar claramente un aire de los escritores representados. Romina Cazón, va más allá de la combinación de colores y la creación de rostros,  la poeta, plasma las facciones más íntimas de aquellos que la inspiran en el quehacer del arte visual.



GERARDO ARANA

    
Nació en la ciudad de Querétaro en el año de 1987, pero  se marchó muy joven en el año 2012. Estudió la licenciatura en Lenguas Modernas en la Universidad Autónoma de Querétaro, UAQ. Fue un escritor que participó y coordinó distintos talleres de creación literaria. Publicó los cuadernillos de cuento La máquina de hacer pájaros (Herring Publishers- UAQ, 2008), Neónidas (Herring Publishers, 2009) y el Whisky del Barbero Espadachín (Urano, 2010). Recibió premios a nivel local y nacional, entre ellos, la beca del Instituto Queretano de la Cultura y las Artes, en la categoría de Jóvenes Creadores y de la Fundación Mexicana de las letras para el curso de Creación Literaria para jóvenes. Se desempeñó como maestro de historia y español en la educación secundaria, además estuvo a cargo de la dirección editorial de Herring Publishers México.  En 2014 fue publicada  Meth-Z por Tierra Adentro.
 
Al vislumbrar los dibujos del poeta, Gerardo Arana, solo puedo resumir lo percibido en unas cuantas palabras “Lo que te rodea”, esa frase ronda en cada una de sus obras. Las imágenes me ha transportado a diferentes momentos de mi vida, es cierto que la reflexión se resume en círculos que vagan en la atmósfera, enrollando posibles verdades. En cualquier momento cotidiano, las cosas terrenales y más significativas, cobran vida y adquieren un espacio considerable en la existencia. De acuerdo a mi capacidad de recepción,  puedo captar en sus dibujos, la crítica social hacia ciertos grupos que controlan a la humanidad,  en el cuarto dibujo, el sacerdote succiona el suero de la religión para no morir, aquello que lo mantiene vivo está impuesto, pues su estado natural lo condena a la muerte efímera, aquel que se mantiene prendado a un líquido trascendental vive hasta que la sustancia termine por sucumbir en sus labios.




Entradas populares

Lxs más leidxs